Tag Archives: Guy Pearce

El Gran Houdini

Título Original: Death Defying Acts
Director: Gillian Armstrong
Intérpretes: Catherine Zeta-Jones, Guy Pearce, Timothy Spall, Saoirse Ronan.
Año: 2007, Gussi Artecinema
Género: Drama, Romance
Contenidos Específicos: Situaciones sensuales, lenguaje grosero y algo de violencia
Clasificación MPAA*: PG Se sugiere la guía de los padres, algún material puede no ser apto para niños.
*MPAA: The Motion Picture Association of America
Clasificación Cinesíntesis: Adolescentes y Adultos


Reseña:

Mezclando ficción con hechos reales, la cinta narra un supuesto romance entre Houdini y Mary McGarvi (Catherine Zeta-Jones) una de las estafadoras que se pusieron en contacto con él tratando de ganar los diez mil dólares que ofrecía a quien pudiera comunicarse con el espíritu de su madre. Mary es una mujer escocesa, atractiva y pobre, que trabaja con su hija Benji (Saoirse Ronan) en un espectáculo donde “adivina” situaciones y se “comunica” con los espíritus. Cuando se enteran de que el gran Houdini (Guy Pearce) estará en Escocia, ellas deciden que ganarán la recompensa a toda costa. Al conocer a Mary, Houdini queda prendado de su belleza y la médium  comienza a flaquear.

La cinta fantasea con el romance de ambos, partiendo de la obsesión de Houdini por contactar a su madre difunta. Sin embargo hay poca química entre Zeta-Jones y Pearce, lo que hace que el romance sea poco creíble. Por otro lado es una película bien ambientada, con una fotografía excelente que entretiene lo suficiente.

Cuentos que no son cuentos

Título en Inglés: Bedtime Stories
Director: Adam Shankman
Intérpretes: Adam Sandler, Laura Ann Kesling, Jonathan Morgan Heit, Guy Pearce, Keri Russell, Richard Griffiths
Año: 2008, Disney
Género: Comedia Romántica
Contenidos Específicos: Algunas bromas y expresiones medianamente groseras.
Clasificación MPAA*:  PG –


Reseña:

Skeeter Bronson (Adam Sandler) es empleado del gran hotel que el inversionista Barry Nottingham (Richard Griffiths) construyó en el lugar del pequeño motel de su padre. Skeeter tiene un doble sueño: conquistar a Violet (Teresa Palmer), la hija de Barry, y ser nombrado gerente del hotel. El problema es que ya hay alguien asignado para el puesto, el adulador Kendall (Guy Pearce), quien además está saliendo con Violet.

Cuando su hermana Wendy (Courteney Cox) va a salir de viaje y le pide compartir el cuidado de sus hijos con Jill (Keri Russell), Skeeter tiene que inventar cuentos para contarles a la hora de dormir. Para su sorpresa, los cuentos se hacen realidad al día siguiente. Entonces arregla las historias para poder competir por la gerencia del hotel y por el amor de Violet.

Aunque el humor de Sandler tiende a ser ordinario, las secuencias de fantasía son muy originales, lo que, aunado al enfoque positivo sobre la unidad familiar rescatan la cinta para hacerla apta para toda la familia.

El último camino

Título Original: The Road
Año de producción: 2009
País: EE.UU.
Dirección: John Hillcoat
Intérpretes: Viggo Mortensen, Kodi Smit-McPhee, Guy Pearce, Charlize Theron, Robert Duvall, Michael K. Williams, Molly Parker, Garret Dillahunt
Argumento: Cormac McCarthy (novela)
Guión: Joe Penhall
Música: Nick Cave, Warren Ellis
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Distribuye en Cine: Universal
Duración: 111 min.
Género: DramaPúblico: Adultos-Jóvenes
Contenidos: Algunos detalles sensuales
Valoración moral: Con inconvenientes

Reseña:

Amor inextinguible

La película está basada en la novela de Cormac McCarthy, ganador del Premio Pulitzer en el 2007, del que ya se ha adaptado “No es país para viejos”. La historia transcurre en un mundo apocalíptico, en el que un padre y su hijo viajan hacia la costa para buscar un lugar seguro donde asentarse. Durante su travesía se cruzarán con los pocos seres humanos que quedan, la mayoría de los cuales se han vuelto locos o se han convertido en caníbales.

El australiano John Hillcoat (The Proposition) ha hecho una magnífica adaptación. En primer lugar porque ha mantenido intacto el espíritu de la novela: su radical dureza y su apertura a la esperanza; y, en segundo lugar, porque ha dirigido todos los elementos cinematográficos precisamente a conseguir la fidelidad al texto.

Cine de altura, inolvidable, brutal. Por su sencilla historia, por su hondura antropológica, por su impactante puesta en escena. Ha tenido suerte el escritor Cormac McCarthy en las dos últimas adaptaciones de sus libros. Si el chasco fue monumental en 2000 cuando Billy Bob Thornton rodó la discreta Todos los caballos bellos a partir de una novela extraordinaria, hay que reconocer la gran maestría con que los hermanos Coen filmaron No es país para viejos y también ahora la impresionante simbiosis conceptual que ha logrado el director John Hillcoat al convertir en imágenes la novela The Road, ganadora del Premio Pulitzer en 2007.

Un relato sencillo. Un viaje. Una odisea con destino incierto. Una increíble fábula sobre la dignidad humana. Sobre la lucha entre el bien y el mal en el mundo y en el corazón del hombre. Eso es The Road. Eso es también la vida, podría decirse. Y, aún así, quizá alguien opine que el guión es pobre, que en la trama apenas suceden cosas y que el periplo interminable de los protagonistas suena a repetitivo, a poco inspirado. Es posible. Sí.

Hay pocas historias tan optimistas como la concebida por Cormac McCarthy y ofrecida por Hillcoat con absoluta fidelidad al original. La película rebosa amor. El amor de un padre por un hijo, el amor de un hijo por un padre. El amor al bien y a la conciencia moral -ese eterno “fuego” que llevan en sus corazones- y a la postre el amor hacia el ser humano, la inmortal esperanza de que donde hay un hombre no está todo perdido. “Si fuera Dios habría creado este mismo mundo, no uno diferente”, dice el padre en un momento trágico del film. Al final, el verdadero amor puede con todo (Decine21 / Almudí JD).