Tag Archives: Diane Kruger

Noche de paz

A principios de la Primera Guerra Mundial, en el frente occidental, algunas secciones llegaron a un acuerdo, no autorizado por los altos mandos, para hacer una tregua en la Nochebuena de 1914 y celebrar esa noche de Paz. La cinta recrea una de estas secciones cuando soldados alemanes, franceses y escoceses deciden reunirse y en un ambiente de camaradería brindan, dialogan y juegan fútbol.

El director Carion inicia la historia escenificando la emoción de un par de adolescentes escoceses por alistarse en el ejército, al saber que el Reino Unido ha entrado en la guerra. Pronto son enviados al frente francés, donde conocen los horrores de la guerra de trincheras. Los acompaña como capellán el P. Palmer (Gary Lewis), un sacerdote anglicano. Por otro lado, en Alemania, vemos como un tenor (Benno Fürmann) debe ingresar al ejército dejando desolada a su esposa (Diane Kruger), también cantante y compañera suya en la ópera.

La cinta es melodramática y los personajes son acartonados. Sin embargo, la realidad del hecho histórico le da una fuerza especial, al hacernos recordar que el espíritu de la Navidad hizo callar los fusiles para dar lugar a expresiones espontáneas de fraternidad, con la camaradería sencilla y franca del soldado raso, del combatiente que no sabe de Geopolítica ni de alianzas estratégicas, pero tiene bien claro que la Noche de Paz es para compartir el vino y el pan con todos, aun con el de la trinchera de enfrente, porque en el fondo lo reconoce como su hermano. Algo que conviene tener muy presente en estos días, cuando la miopía y el sectarismo de algunos dirigentes europeos les ha impedido reconocer en su Constitución la innegable herencia cristiana del continente.

Haciendo a un lado algunas inconsistencias, como la presencia de una mujer civil en las trincheras, la cinta es muy disfrutable. La dirección del francés Christian Carion hace hincapié en las piezas musicales, que han sido bien seleccionadas y realzan el mensaje del filme.

Bastardos sin gloria

Título original: Inglourious Basterds
Director:  Quentin Tarantino
Intérpretes: Brad Pitt, Christoph Waltz, Melanie Laurent, Diane Kruger
Año: 2009,  Weinstein/Universal
Género: Drama/Acción
Contenidos Específicos: Violencia gráfica excesiva incluyendo torturas y mutilaciones, lenguaje grosero abundante, un encuentro sexual extramarital fugaz.
Clasificación MPAA*: R  (RESTRINGIDA Sólo para mayores, los menores de 17 años requieren ser acompañados por alguno de sus padres o un adulto con criterio)
Clasificación Cinesíntesis: Adultos con Reservas

Reseña:

El Teniente Aldo Raine (Brad Pitt con un marcado acento sureño) es asignado para reclutar y dirigir un comando de judíos cuya misión es la de eliminar nazis en la Francia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial. Los asesinatos son grotescamente sádicos y el cinismo y la falta de escrúpulos caracterizan sus métodos. Paralelamente, Shosanna (Melanie Laurent), una judía que escapó del Coronel Hans Landa (Christoph Waltz), el oficial que masacró a su familia, tiene un plan para matar a Adolfo Hitler y su plana mayor durante una función de cine en París. Eventualmente, el Teniente Raine y su grupo coincidirán con Shosanna en el lugar y el día del atentado.

Con “Inglourious Basterds” Tarantino muestra nuevamente su peculiar talento. La fotografía, el sonido y la dirección de actores son sobresalientes y el manejo de la narrativa a través de varias historias que confluyen conforme se acerca el final mantiene el atractivo de la cinta. Típico ya del director es el recurso a la violencia y el humor negro y esta no es la excepción. La brutalidad de algunas escenas es excesiva y pone a nazis y judíos en el mismo nivel de salvajismo, lo que aunado al cinismo mostrado por ambos bandos hace imposible distinguir a los buenos de los malos o identificarse con alguno de los personajes. Irónicamente, el papel más interesante es el de Christoph Waltz, que encarna al cazador de judíos Coronel Hans Landa con un magnetismo inusual. En cuanto al guión, la historia es una fantasía que tiene pocos nexos con la realidad, pero algunos diálogos son muy buenos y crean una atmósfera de gran suspenso y expectación.