Tag Archives: Christianna Brand

El regreso de la Nana mágica

Título Original: Nanny McPhee and the Big Bang
Año de producción: 2009
País: Reino Unido
Publico: Todos
Dirección: Susanna White
Intérpretes: Ralph Fiennes, Maggie Gyllenhaal, Emma Thompson, Maggie Smith, Rhys Ifans, Asa Butterfield, Daniel Mays, Bill Bailey, Nonso Anozie, Eros Vlahos, Lil Woods, Rosie Taylor-Ritson, Oscar Steer, Ewan McGregor
Argumento: Christianna Brand (libros)
Guión: Emma Thompson
Fotografía: Mike Eley
Duración: 117 min.
Género: Fantástico, Aventuras, Comedia
Valoración moral: Adecuada
Contenidos: Acción 1, Amor 3, Lágrimas 1, Risas 2, Sexo 0, Violencia 0

La mujer de negro

En esta nueva entrega tras “La niñera mágica”, Nanny McPhee se presenta a la puerta de una joven madre, la Sra. Isabel Green, que intenta llevar la granja mientras su marido está en la guerra. Después de su llegada, Nanny McPhee descubre que los hijos de la Sra. Green libran su propia batalla contra dos primos malcriados recién llegados de la ciudad y que no tienen ninguna intención de irse.

Sirviéndose de todo, desde una moto voladora y una estatua viviente, hasta un cerdito trepador de árboles y un bebé elefante que aparece en el lugar más inesperado, la niñera mágica da cinco lecciones a los traviesos e intrépidos niños.

La actriz Emma Thompson vuelve a meterse en la piel de la niñera Nany McPhee, personaje de hadas creado por la escritora Christianna Brand, que ya interpretó en La niñera mágica. La historia, basada libremente en los personajes y libros de Brand, está ambientada en los años de la II Guerra Mundial y nos presenta a una familia inglesa que vive en una granja en medio del campo.

Film familiar destinado sobre todo al público infantil y que ofrece innumerables secuencias divertidas y llenas de acción, un idílico retrato de la vida en el campo y un tierna visión de la familia. Los personajes están bien perfilados y ayuda al interés de la historia la presencia varios conflictos dramático en la trama. Por lo demás, con bastante explicitud el film pone el dedo en la llaga en la lacra del divorcio y en el daño que éste produce en los niños, y por el contrario ofrece decididamente un amable elogio de la unidad familiar y del amor a los hijos.