Tag Archives: Christian Bale

Terminator, la salvación

Título Original: Terminator Salvation
Director: Joseph McGinty Nichol (McG)
Intérpretes: Christian Bale, Anton Yelchin, Sam Worthington, Bryce Dallas Howard
Año: 2009, Warner Bros.
Género: Ciencia Ficción
Contenidos Específicos: Violencia de acción abundante, asesinatos grotescos y  lenguaje grosero. Clasificación MPAA*: PG-13 (Los padres son fuertemente prevenidos de dar una guía especial y atender a niños menores de 13 años; algún material puede ser inapropiado para ellos.)
*MPAA: The Motion Picture Association of America

 
Estamos en el año 2018. Han pasado catorce años desde que las máquinas se independizaron y decidieron aniquilar a los humanos, pero éstos resisten en una guerra de guerrillas que parece perdida, con la esperanza puesta en su líder John Connor (Christian Bale), el combatiente profetizado que llevará a los humanos a la victoria. Kyle Reese (Anton Yelchin), el “futuro” padre de Connor, es un adolescente que ha sido atrapado por los “terminator” y Connor deberá rescatarlo ya que, si Kyle es eliminado por los robots, el carismático líder no podrá nacer. A esta lucha se une Marcus Wright (Sam Worthington), un individuo cuyas características lo hacen sujeto de las sospechas de los humanos.

Justo en su 25 aniversario, la popular franquicia hace esta cuarta entrega, con una cinta que evidencia el desgaste del tema. Ubicada esta vez en el escenario apocalíptico posterior a la rebelión de las máquinas, los efectos especiales y las escenas de acción son de primera, pero el guión es flojo y los personajes planos, a pesar del excelente reparto. Por otro lado la música, con el tema principal convertido en un clásico de Hollywood, es como siempre apropiada, así como la fotografía, que recrea con realismo un mundo devastado por la hecatombe nuclear. De este modo “Terminator Salvation” se queda en una cinta de acción aceptable, pero inferior a las dos primeras entregas de la serie

El gran truco

Título en inglés: The Prestige
Director: Christopher Nolan
Intérpretes: Christian Bale, Hugh Jackman, Michael Caine, Scarlett Johansson, Piper Perabo
Año: 2006, Touchstone/Warner Bros.
Género: Suspenso/Misterio
Contenidos Específicos: Algo de lenguaje vulgar y violencia que incluye ahogamientos, un suicidio y un ahorcamiento insinuado.
Clasificación MPAA*: PG-13 (Los padres son fuertemente prevenidos de dar una guía especial y atender a niños menores de 13 años; algún material puede ser inapropiado para ellos.)

*MPAA: The Motion Picture Association of America

Reseña:

Estamos en Inglaterra a principios del siglo XX y los aprendices Robert Angier (H. Jackman) y Alfred Borden (C. Bale) son dos buenos amigos que trabajan al lado de un maestro del ilusionismo (Michael Caine).

Debido a un accidente fatal en el escenario, los amigos se convierten en rivales acérrimos y a partir de entonces cada uno tratará de estropear en público el acto del otro. Angier es ceremonioso para crear expectativas en el público y vende bien el ilusionismo, mientras Borden se distingue por la creatividad para inventar actos de magia; ahora como enemigos utilizarán sus talentos obsesivamente para vengarse, sin importar a quien se lleven de encuentro.

Christopher Nolan, director de Amnesia (Memento) y de Batman Inicia (Batman Begins), crea una historia llena de giros que mantiene al público enganchado hasta un final sorprendente y fantástico. Los actores principales hacen un buen trabajo, apoyados por Michael Caine como un mago retirado y Scarlett Johansson como el interés romántico de ambos. Además del suspenso a lo largo de la cinta, la historia muestra que el rencor obsesivo y el deseo de venganza destruyen, en primer lugar, a quien admite estos sentimientos en su interior, además del daño que se pueda hacer a los otros.

Enemigos Públicos

Título Original: Public Enemies
Director:  Michael Mann
Intérpretes: Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard, Billy Crudup
Año: 2009,  Universal/Relativity
Género: Drama/Acción
Contenidos Específicos: Violencia de acción abundante, tortura, cohabitación extramarital, encuentros sexuales discretos, desnudos parciales, lenguaje vulgar ocasional.
Clasificación MPAA*: R  (RESTRINGIDA Sólo para mayores, los menores de 17 años requieren ser acompañados por alguno de sus padres o un adulto con criterio)
*MPAA: The Motion Picture Association of America
Reseña:

Aunque el FBI (Federal Bureau of Investigation) recibió este nombre en 1935, se considera 1908 como el año de su fundación, cuando el Departamento de Justicia creó una oficina de investigaciones con un pequeño grupo de agentes especiales para perseguir delitos interestatales. Adquirió notoriedad en los años ’30 durante la llamada “Guerra contra el Crimen”, en la que se aprehendieron o eliminaron criminales famosos  como “Baby Face” Nelson, “Pretty Boy” Floyd, Alvin Karpis, “Machine Gun” Kelly, “Ma” Barker y, quizás el más popular de todos, John Dillinger. De este último se ocupa la cinta “Public Enemies”, que narra las postrimerías de la vida de este ladrón de bancos, encarnado acertadamente por Johnny Depp.

Frustrado ante la habilidad de Dillinger para evadir la justicia, Edgar Hoover (Billy Crudup) director del FBI, asigna al agente Melvin Purvis (Christian Bale) al caso. Se inicia así una cacería en la que se usarán métodos cuestionables que le ganaron críticas a la institución y a su director: desde la intervención de teléfonos y la tortura de Billie Frechette (Marion Cotillard), la chica de Dillinger, hasta el chantaje de una inmigrante para obligarla a entregar al peligroso delincuente.

El reparto de actores es excelente y todos están a la altura de su papel, los vestuarios y la escenografía son impecables y las escenas de acción reproducen la volatilidad de la época de los gangsters, con las Thompson rociando plomo a la menor provocación. Sin embargo el guión es superficial y no explora los personajes, ni siquiera a Dillinger, cuya personalidad, magnética e inquietante, se queda en penumbras. Hay actores de primera línea que pudieron enriquecer la narrativa pero su participación es marginal y pasan prácticamente desapercibidos. Esto le resta peso específico a la cinta, cuyo principal mérito se queda en las escenas de acción, que Michael Mann sabe hacer con singular maestría.